Noticias  

La madre por dinero

Un know-how inventado en Ucrania: mujeres ucranianas daban a luz por encargo de parejas europeas. ¿Quién y cómo consiguió obviar las leyes?

“He pasado por momentos terribles. En primer lugar, me refiero al contrato de gestación, según el cual yo, la madre natural, tengo que renunciar al hijo y dar mi consentimiento al padre para que lo lleve al extranjero. También había otros documentos que me dejaron estupefacta”.

Olga, vecina de Khárkov, leyó en un periódico local un anuncio en el que la agencia La Vita Felice invitaba a madres de alquiler. Olga, que se encontraba desempleada, cumplía con los requisitos especificados en el anuncio: era menor de 30 años, gozaba de una buena salud y no tenía hijos.

“El factor decisivo fue la imposibilidad de ganar en cualquier otro empleo tanto dinero en los 9 meses”.

Al fin y al cabo, Olga firmó un contrato con la agencia La Vita Felice.

El contracto de gestación por sustitución preveía la implicación en el proceso del centro médico Sana Med, a cargo del Doctor en Medicina, Alexander Feskov.

Olga: “Este centro médico mantiene una estrecha relación con la agencia La Vita Felice, dado que allí pasan un reconocimiento todas las niñas que aspiran a ser madres de alquiler”.

El mundo muestra actitudes encontradas hacia los 'vientres de alquiler'. Quedan prohibidos en Austria, Italia, España, Alemania, Noruega, Suecia y Francia, por lo cual las parejas europeas con problemas de fertilidad ponen sus ojos en Ucrania.

Las dos primeras transferencias embrionarias, realizadas a favor de una pareja alemana y otra holandesa, terminaron en nada. El tercer intento realizado para un matrimonio español tuvo más éxito: Olga se quedó embarazada y comenzó a percibir 300 euros mensuales, aparte de los 1.000 euros que cobró al confirmarse el embarazo.

Olga: “Tanto a mi ingreso en la Maternidad como durante la tramitación de la documentación, no se mencionaba en ningún momento que soy madre de alquiler”.

La pareja española que día y noche hacía su guardia en el hospital fue presentada a los médicos como abuelos del niño por nacer.

Olga: “En la Maternidad me preguntaron mi dirección para indicarla en el informe del alta hospitalaria. Entonces, una empleada de La Vita Felice les facilitó una dirección falsa a donde supuestamente tendría que ir yo junto con el bebé”.

El Fiscal de Khárkov, Evgueni Popóvich: "Por medio de persuasión y hasta recurriendo a amenazas, los empleados de La Vita Felice incitaban a las madres de alquiler a inscribirse como ‘madres biológicas’ en los Registros Civiles”.

Olga: “Cuando llegamos al Registro Civil, nos dieron varios documentos para firmar, los firmamos y luego me entregaron el certificado de nacimiento del niño, en el cual se decía que soy su madre natural. ¡Me quedé de una sola pieza! ¿Cómo era posible que yo estuviera inscrita como madre? Me explicaron que era una mera formalidad que tenía por fin facilitar la salida del bebé a España”.

Todos los documentos fueron autorizados por un mismo notario.

El Fiscal de Khárkov, Evgueni Popóvich: “Hace falta sancionar al notario por haber incurrido en responsabilidad disciplinaria, autorizando los documentos en los que Olga consta como madre del niño, aunque biológicamente no lo es. Estos documentos, incluso las declaraciones de renuncia al niño, eran presentados en los respectivos Consulados para obtener el pasaporte del nacido o un salvoconducto para viajar a otro país”.

Las revelaciones de Olga tuvieron como consecuencia la apertura de un proceso judicial contra el centro médico Sana Med. Mientras tanto, en el despacho del Dr. Alexander Feskov fueron halladas las historias clínicas de otras 63 madres de alquiler.

El sumario que se sigue por el tráfico ilegal de menores ya consta de 20 tomos. Se ha establecido que cinco niños fueron llevados por parejas gay.

El Fiscal de Khárkov, Evgueni Popóvich: “Esta situación sumió a los extranjeros en un estado de shock. Estaban seguros de que La Vita Felice desarrollaba sus actividades con sujeción estricta a las leyes ucranianas y que iba cumpliendo todos los requisitos establecidos”.

La Vita Felice fue cerrada, mientras que sus empleados pasaron 24 horas en un centro de detención preventiva. Se iniciaron procedimientos penales por tráfico ilegal de menores y evasiones fiscales a lo largo de tres años. Los responsables de estos delitos podrían ir a la cárcel por 9 años.


Noticias