Noticias  

Maternidad subrogada es la solucion o Como ser padres en Rusia. La autentica historia de Hermann y Manuela, una pareja alemana.

Para muchas parejas infértiles en todo el mundo, Rusia se ha convertido en un lugar de milagros.

Herman y Manuela, una pareja de Alemania, llegan a Moscú para ver de primera mano.

Se ponen en contacto con "Rosjurconsulting", el líder reconocido en el mercado ruso de la maternidad subrogada.

El jefe de la empresa Konstantin Svitnev es un abogado, experto en cuestiones jurídicas y éticas relacionadas con la subrogación.

Después de las conversaciones, Herman y Manuela deciden firmar un contrato y comenzar el programa en Rusia.

Konstantin Svitnev felicita a los padres con el comienzo de una lucha por su propia felicidad.

Herman y Manuela regresan a Alemania para unos dos próximos meses.

Manuela comienza tomar medicamentos hormonales para preparar óvulos para punción.

Además, la pareja recibe de "Rosjurconsulting" perfiles de las candidatas para  el papel de madre sustituta.

La elección de Herman y Manuela – joven Violetta, que vive en Crimea.

Durante su próxima visita a Moscú, se presentan a una madre de alquiler en persona.

Mientras tanto, a Manuela realizaron la punción de óvulos.

En el laboratorio, los óvulos son fertilizados con esperma  de Herman.

Violetta está preparada a madurar a su hijo.

Unos meses más tarde Herman, Manuela y su hija de su primer matrimonio, Lara, visitan a Violetta en Crimea.

Los padres se sienten los movimientos de su primer hijo - en el abdomen de Violetta.

Los resultados del ultrasonido demuestran que su familia se completará con una chica.

Todos ellos están muy contentos de que el bebé está sano y se desarrolle normalmente.

Violetta se convierte en casi hombre de familia de Manuela, a quien ella sera obligada toda su vida.

Después de unos meses, la pareja llege a Moscú de nuevo.

Herman discute con los juristas de la compañía "Rosjurconsulting" el orden de la formalización de los documentos al niño.

Y ahora viene el día en que a Violetta se han alejado las aguas.

El nacimiento pasa normalmente  y sin complicaciones.

Sin embargo, Herman y Manuela no pueden contener las emociones, que los rellenan.

Manuela corta el cordón umbilical al propio hijo.

La felicidad de los padres de nueva hornada no tiene el límite. Deciden llamar a la hija el nombre Mira.

El tercer día después del parto, Violetta firma la renuncia de los derechos al niño. De este momento Herman y Manuela se consideran oficialmente los padres de Mira.

La pareja pasa unos días en Moscú para acabar los trámites con la formalización de los documentos al niño.

De regreso a Alemania en el aeropuerto son encontrados por su hija Lara.

Todos los amigos y los parientes convienen en honor a recién nacido Mira el festín grandioso

El servicio informativo de la pбgina web: www.surrogacy.ru


Noticias